martes, 4 de octubre de 2016

El conflicto nos toca y nos duele a todos ¿Como nos hacemos cargo de la Tusa?

Hay veces para sanar debemos revolcar el Baúl del recuerdos. #LaPazEsImparable
Cuantos Colombianos han muerto soñando con una Colombia libre. Cuantas generaciones incluyendo la mía han sido comprometidas por este conflicto que nos ha desgastado y que ha impregnado con dolor nuestra cultura.

A mi la guerra me tocó con el Narcotráfico, no tanto directamente con las FARC, por qué al fin al cabo el conflicto colombiano actualmente es una mezcla de actores que incluso para muchos compatriotas de ayer y hoy es difícil de entender o explicar.

Yo supe que la gente mataba a la edad de 6 años, cuando en la década de los 90' mataron al primo de mi mamá y ese mismo año mataron a los esposos de  dos de mis tías, hermanas de mi papá (siempre he pensado que la influencia del Narcotráfico en los 80' y todos los grupos de Convivir en Medellín son los culpables). Tres velorios en un mismo año sumado al de mi Abuelo Antonio por muerte natural, afortunadamente (algo que muchos no tienen la fortuna en Colombia).
Recuerdo mucho la palabra "Pesca Milagrosa" así fue como conocí a las guerrillas Colombianas y Paramilitares. Mi madre decía como muchas madres: viajar por carretera es muy peligroso porque nos pueden secuestrar y no debemos arriesgarnos. Empecé a crecer pensando que debían matarlos a todos, porque simplemente eran malos y eso no estaba bien hecho. Hoy en día me preocupa que muchos niños estén creciendo con esas ideas y anhelo profundamente que construyan su criterio con el paso del tiempo, así como yo lo hice.

Luego supe que existió un señor llamado Pablo Escobar y supe que había unos señores malos y muy ricos que se hacían llamar Narcotraficantes. En esta ocasión tuve de cerca su escolta Alias "Palomo" quien se escondía muchas veces donde la vecina que vivía al frente de mi casa en Sabaneta Antioquia, ya que la policía lo perseguía. Esa vecina era su hermana.

Y de este modo me ha tocado la guerra a mí y a mi familia, aun así siempre he pensado que no la he tenido tan cerca como muchas personas que si han vivido el dolor, la muerte, la sangre y la injusticia de cerca. No obstante me duele diariamente que está aún no haya parado.

Por otro lado, me ha tocado ver un proceso de paz fallido en 1998, las desmovilizaciones paramilitares en el 2003 y que en ese entonces no comprendía, comencé a sufrir por políticos secuestrados y alegrarme con sus liberaciones. Conocí a un señor llamado Álvaro Uribe al cual en el 2006 saltaba de felicidad en mi cama porque era re-elegido presidente ya que estaba neutralizando a las FARC hasta el punto de debilitarlas. Sin embargo veía que se mataban a unos líderes guerrilleros y se subían otros. Sin embargo mi país seguía sufriendo, lo cual quería decir que matando el dolor no desaparecía. Me preguntaba ya en mi adolescencia porque nunca termina la guerra y si bien sentía un fresquito de que se mató a un jefe guerrillero, no sentía una completa alegría y no entendía por qué la gente celebraba el asesinato de una persona que si bien no era la mejor del mundo, era al fin y al cabo una vida.

Luego comprendí el daño tan grave que la corrupción en el gobierno Colombiano ha hecho cuando empecé a ser ciudadana activa por el voto y marque mis primeras "X" a Compromiso Ciudadano y sus candidatos al congreso, ya que siempre he creído en la educación y en el poder reflexivo.
Y bueno y todo se fue mezclando: Grupos Guerrilleros, corrupción del estado y Narcotráfico. Son los males de Colombia y más dolor.

Muchas veces he amanecido con dolor de Patria, pero el corazón vuelve y se recarga de esperanza. Hoy siento dolor por que no quiero que "La Paz" se nos escape otra vez, como la vi escapar en el 98'. Hoy siento dolor de mi país dividido, de nuestras heridas colectivas y que aún no hemos resuelto por que no sabemos construir memoria. Espero que ahora todos nos sentemos y el pueblo se haga más participe en estas Negociaciones entre FARC-EP y Gobierno Colombiano y aún más en las negociaciones que están arrancando con el ELN. Al final el gobierno Santos y las negociaciones fallaron en no hacer partícipe al pueblo del proceso y muy al final todos comenzamos a opinar y otros se confundieron ante una decisión tan crucial para nuestra historia. Me gusto que al final nos hicieran participes, sin embargo más que buscar un aval, hubiese sido importante buscarla opinión del pueblo a través de una serie de preguntas y no solo una. Todos terminamos divididos y tampoco se vale.
A pesar de que los Colombianos se nos describe como personas Alegres y Cálidas, somos gente dolida y hasta rencorosa. Siempre he sabido que mi país está dolido a raíz de este conflicto. Si tú conoces a un Colombiano y eres su amigo conocerás algo sobre la guerra y como lo ha impactado, lo ha empoderado, lo ha transformado y seguramente tendrá una posición al respecto si es que se ha hecho responsable de entender su propio conflicto colectivo. Lastimosamente la guerra hace parte de nuestra historia aunque no lo queramos, porque ha tocado a más de 8 o 7 generaciones creería yo. Sin distinción de edad todos queremos lo mismo: No más FARC-EP, solo que con diferentes posturas que vimos muy marcadas en este proceso del Plebiscito, posturas muy políticas. Por eso desde mis valores y postura política me duele que haya perdido el Sí ayer, porque me parece ilógico que no apoyemos un proceso de Paz que estábamos esperando hace muchísimo tiempo, no merecemos desperdiciar una oportunidad más #NoSeNosPuedeEscapar, por eso anhelo que todos nos sentemos, dialoguemos y busquemos soluciones ahora que entramos en Re- Negociación, que ahora Sí podamos seguir hacia nuevas cosas.

A mí el conflicto no me ha tocado con sangre y desapariciones, pero ha estado allí cerca amenazando mi seguridad como persona por mucho tiempo, demasiado diría yo, incluso más del que puedo soportar. Ya no quiero más, quiero un país más estable para mis hijos si es que los tendré.
Ahora que vivo afuera de mi país por no se cuánto, sigo igual de activa y conectada por mi país, lo quiero muchísimo a pesar de todo. Lo quiero tanto que me aferré mucho a él pretendiendo trabajar activamente y pensé que jamás me iría. Hoy pienso, también merecemos disfrutar del mundo y no solo pensar en la guerra o en las situaciones difíciles que como Colombianos vivimos diariamente. También merecemos ampliar la mente hacia otras formas de vivir que jamás has visto y de las cuales te quedas sorprendido. Muchas veces juzgué al Colombiano que se va por pensar que no trabajaba por su patria, hasta lo trate de egoísta por haber abandonado y dejado a cargo de otros Colombianos su país. Ahora entiendo que tal vez simplemente hay Colombianos que están agotados y buscan algo mejor aunque extrañen a su familia y amigos; ya que al fin y al cabo ese es el precio que se paga cuando te marchas. Otros Colombianos quieren recargarse y regresar con más ganas a trabajar por nuestro país, otros quieren descansar y aprenden en el proceso a valorar mucho más a su país, otros tal vez no regresan por que encontraron otras oportunidades o se mezclaron con el mundo.
Una cosa lleva a la otra, lo que sí sé a pesar de toda esta división es que necesitamos un cambio y yo como ciudadana lo anhelo, por eso me ha dolido el resultado del plebiscito, me recargó de esperanza. Yo espero que se venga una etapa mejor, para que la falta de empleo y oportunidades; desigualdad, concentración de la riqueza; educación y salud, injusticia social; falta de tolerancia, indiferencia; corrupción sean las prioridades en la agenda nacional y no solo la guerra.
Por ahora solo queda volver a comenzar, a seguir construyendo paz desde lo cotidiano, donde esté y con quien pueda! Lo importante es no crear conflicto dentro de este gran conflicto que hemos vivido. Así comienza la Paz.

Acojo los resultados del NO, porque si bien no estoy de acuerdo con muchas de sus posturas y pienso que los campesinos seguirán sufriendo, somos una democracia. Como votante del SÍ, invito a los votantes del NO a reclamar su derecho a Re-Negociar , seguro los de Sí participemos como colaboradores. A los Actores del NO, es decir al CD, en especial al señor Álvaro Uribe les exijo que se hagan presentes en la mesa y demuestren su voluntad de negociación; si no lo hacen van a caer en una postura rebelde y carente de sentido, cuyo origen es un conflicto personal hacia Santos (quien no quiso ser su títere), que está llevándose por delante al país. ¿Usted desea ser dueño de la paz o trabajar por la paz? Señor Uribe… allí le dejo la inquietud.

¿Y usted como hace paz en su cotidianidad?, ¿Cómo se ha encargado de sanar sus heridas personales? 

Finalmente por más triste que estemos, tenemos una tarea hoy votantes del Sí y del No. Hay que pensar otras soluciones que aporten a los acuerdos ya firmados. Debatir sirve para entender, pero hoy el país necesita soluciones. Creo que podriamos crear un buzón de sugerencias virtual con propuestas que podemos enviar a la mesa. No se como se haria llegar eso, pero no sé si les ocurre otra cosa.

 #FirmeConColombia


No hay comentarios:

Publicar un comentario